PLEXR Laser de Plasma

Este nuevo sistema, en realidad, a diferencia de los láseres habituales desde el más sencillo al más sofisticado, funciona por un principio científico muy complejo pero muy simple a la vez. E insisto, nada tiene que ver a un láser convencional.

En física, se denomina plasma al cuarto estado de agregación de la materia.
El principio utilizado es la ionización de los gases contenidos en el aire para obtener un pequeño arco eléctrico similar a un pequeño rayo, con el cual tratamos las áreas dérmicas y epidérmicas afectadas por problemas estéticos, sin transferir calor no deseado a las zonas circundantes y sin tocar la piel. El resultado es una quemadura controlada en cada uno de los “puntos de disparo” y es el diseño de estos puntos el que producirá unos efectos u otros.

Trataremos desde la epidermis siempre. Y podremos hacerlo en cualquier fototipo de piel y en cualquier área del organismo: cartílago, mucosa, cuero cabelludo, etc… donde no se pueden realizar tratamientos con láser ni con bisturí eléctrico por seguridad.

APLICACIONES

La tecnología de esta novedosa herramienta es muy útil para tratar zonas vascularizadas y ultrasensibles sin causar cicatrices ni tampoco hipopigmentaciones (no se produce daño térmico en la dermis a diferencia del electorbisturí).
El tratamiento estrella es la blefaroplastia no ablativa, la corrección de la ptosis palpebral sin cirugía, consiguiendo la retracción del exceso de piel en los párpados. Asimismo, la eliminación de cualquier lesión palpebral, xantelasmas, verrugas, fibromas, etc.
En problemas comunes de un rostro envejecido: manchas, arrugas de expresión, rejuvenecimiento de la zona peribucal y periorbital.
Estrías, estrías preiumbilicales, corrección de cicatrices, queloides, etc… (la retracción de cualquier tipo de exceso de piel en cualquier localización).
Eliminación de neoformaciones (lesiones protuyentes benignas) en cualquier localización: fibromas, queratosis, verrugas, angiomas rubí…
Acné Activo, cicatrices post acné y post varicela,…
Discromías, tant hiperpigmentaciones (léntigos, melasma) como manchas acrónicas. Tatuajes, independientemente del color.

¿ES SEGURO?

La “quemadura” del PLEXR es superficial y controlada. Se forma inmediatamente una costra y el médico no pued nunca ir más allá de la epidermis si no es retirando la costra y seguir incidiendo (necesario sólo en determinadas indicaciones), por lo que la seguridad es total. Puede existir riesto de hiperpigmentación si el paciente se expone al sol sin protección solar en los 3 meses posteriores al tratamiento, por lo que debe usar cremas con alto nivel de factor protector solar.

¿CUÁNTO DURAN LOS EFECTOS?

El PLEXR altera la estructura de la piel sobre la que actúa, produce una contracción directa e inmediata de la piel por la quemadura controlada. Las quemaduras puntiformes del PLEXR actúan de forma parecida a un láser potente de CO2 pero de forma más conservadora y con recuperación 3 veces más rápida.
 
Los resultados naturales y progresivos (sesión a sesión) son permanentes, relativos al envejecimiento cutáneo habitual con el paso de los años.

¿CUÁNTAS SESIONES SE NECESITAN?

En el caso de neoformaciones dermatológicas (lesiones benignas protuyentes) en general con una sesión es suficiente. En el caso de que discromías cutáneas pueden llegar a ser dos. Las retracciones en cualquier zona dependerá de múltiples factores, pero el más preponderante será la laxitud de la piel, por lo que diremos que dos o tres sesiones es lo regular.

PRECAUCIONES PRE/POST TRATAMIENTO

El paciente no puede “tomar sol” 1 semana antes y 3 meses después del tratamiento.
El paciente debe utilizar crema fotoprotectora factor 50 mínimo 3 meses después del tratamiento.
Lavar con agua y jabón neutro las zonas tratadas 2 veces al día hasta que caigan completamente las costras.
Es recomendable el uso de un antiséptico los primeros cuatro días posteriores al tratamiento.
Mantener hidratada la zona con vaselina una vez caías.

EVOLUCIÓN POST-TRATAMIENTO

Al procedimiento le sigue un edema y/o inflamación, de mayor o menor importancia según la indicación clínica, siempre transitorias (de tres a cuatro días) y la aparición de pequeñas costras de medio milímetro que se caen en los días posteriores (entre cinco y siente días).
Prosigue un natural eritema de duración variable pero siempre inferior a la de un láser convencional. La repitalización final también es muy variable.
No deja hematomas, ni cicatrices ni produce ningún daño a los tejidos circundantes ni subyacentes.
Es un dispositivo generador de plasma como elementos físico, no es un láser, no es un radiobisturí, aunque parte de sus aplicaciones son las mismas.

¿Qué aplicaciones tiene?

Rejuvenecimiento periorbital (párpados, patas de gallo) y peribucal (código de barras), arrugas, fibromas, verrugas, queratosis, rubís…, acné, estrías, tatuajes, etc.

¿Qué lo hace único?

SEGURIDAD, al no trabajar por longitud de ondas ni tampoco por electricidad, su seguridad es absoluta. Trabaja epidérmicamente, sublimando y bioestimulando la dermis.
Puede utilizarse en cualquier fototipo de piel y en cualquier localización.
No trasmite calor a zonas indeseadas.

PRECISIÓN, su forma puntiforme permite tratar delimitando perfectamente la lesión.

VERSATILIDAD, gran cantidad de aplicaciones clínicas. Portátil.